Análisis Ñindie DESTACADO Enrique Cabezas Francisco Ureña Metroidvania The Game Kitchen

[Análisis] Blasphemous

Blasphemous, a Dios rogando y con el mazo dando

En 2017 salió en kickstarter un juego español con un estilo propio como en pocas ocasiones hemos visto. Era Blasphemous, un juego que estaba siendo desarrollado por The Game Kitchen. Nos llevaba de viaje a una especie de mundo Dark Souls, ambientado en el sur de España.

El kickstarter triunfo sobradamente. Después de 2 años, con algún que otro retraso, nos llegaba en septiembre uno de los juegos españoles más ambiciosos que yo recuerde de los últimos años. La espera había valido la pena, pero como en casi todo, hay ciertos detalles que ensombrecen la obra del estudio español.


Un mundo por explorar

Blasphemous es un «metoidvania« al uso, tendremos que movernos en un gran mapa en el que podremos ir a cualquier parte desde un inicio. Como es habitual en el género, por ciertos caminos nos encontremos zonas inaccesibles en ese momento al no tener la habilidad necesaria para sortear dicha zona. Teniendo que volver sobre nuestros pasos y buscar la senda correcta, hasta que una vez conseguidas las habilidades necesarias, podamos visitar todo el mundo de Custodia en busca de magias, «power-ups» de salud o secretos bien escondidos.


A parte de todos los secretos escondidos, por el mapa encontraremos varios NPC’s que reclamarán nuestra ayuda. Estos nos encargarán pequeñas «quests«. Desde traerles ciertos objetos a despejar algún camino para que puedan pasar. Una vez completadas las acciones necesarias, estos nos recompensaran con objetos que de otra forma nos serían imposibles de conseguir.


Para desplazarnos por el mapa lo haremos a pie. Con la única ayuda de nuestra habilidad para saltar y pegar espadazos. Los saltos están a la orden del día en el juego. Te encontrarás secciones completas donde no pararás de saltar y done cualquier fallo será mortal. Si fallamos, deberemos volver a comenzar la sección y desplazarnos desde el último «checkpoint» hasta la zona donde estábamos.

En Blasphemous, si morimos, para poder continuar con nuestra partida, deberemos sacrificar parte de nuestro poder mágico. Quizás dicho así no suene muy importante, pero en ciertos enfrentamientos esa parte que habíamos perdido nos habría salvado de morir.

De esta manera cada vez que muramos tendremos que ir a por nuestra alma, dejando así claro otra de las referencias que inspiró al juego, la saga de From Software, Dark souls.


Morir tendrá un precio


Como en Dark Souls y como había comentado anteriormente, al morir perderemos el alma. Deberemos recuperarla para poder estar al cien por cien. Así que para ayudarnos a lo largo de nuestros viajes, y repartidos por todo el mapa, estarán los altares. Los altares funcionarán como las hogueras en Dark Souls. Ante los cuales nos postraremos recuperando nuestra vida y magia, y como no, todos los enemigos que hayamos eliminado. Provocando que después de llegar al altar y hacer «backtracking» tengamos que enfrentarnos a esos enemigos que más de una vez se nos han atragantado.


Para sobrevivir hay que luchar


El combate de Blasphemous es bastante sencillo a la vez que exigente. En principio, nuestro protagonista, llamado «El Penitente», estará equipado durante toda la aventura con una única espada, la «mea culpa».

Contaremos con ciertos ataques básicos, una esquiva y un «parry«. Son pocos movimientos, pero que gracias a ellos cuando pasemos unas cuantas horas delante del juego, dominaremos a la perfección.

Nos enfrentaremos a toda la fauna de Custodia sin ningún miedo, cuando vayamos mejorando las habilidades, las cuales se mejoran con lágrimas. Dichas lágrimas se consiguen completando misiones secundarias y eliminado enemigos. Podremos avanzar por nuestro árbol de habilidades y conseguir algunos ataques más para nuestra espada.

Por otro lado y no menos importante, el Penitente también podrá hacer uso de milagros oscuros. Los milagros oscuros son hechizos que podremos soltar en medio del combate, éstos no solo son de ataque, también los hay de defensa. Para poder tener estos «hechizos», tendremos que explorar el mapa del juego, pues los hechizos estarán escondidos por el mapa, así que a los que les guste explorar tendrán una bien merecida recompensa.

Todos los caminos llevan a… «final bosses«

Cuando hayamos muerto unas cuantas decenas de veces, tanto por saltos como por enemigos, y en ocasiones por ambas a la vez, empezaremos a hacernos con el control. Y es aquí cuando realmente empieza realmente Blasphemous, ya que podremos movernos libremente con el miedo justo por los escenarios.

Al final de cada nivel, nos esperará el jefe de la zona. Éstos jefes, como en los «metroidvania«, nos harán sudar y poner en práctica todo lo aprendido para poder derrotarlos. Todos y cada uno de estos jefes de «fase», tendrán sus mecánicas especiales, las cuales muy posiblemente, nos maten unas cuantas veces hasta que les pillemos el «truco» y podamos derrotarlos.

Una vez conquistada la victoria ante ellos, una sensación de satisfacción nos recorrerá el cuerpo, pues veremos y sentiremos como vamos mejorando en el juego.

La Historia a cuentagotas

La historia de Blasphemous es interesante, a la vez que intrigante. El juego nos soltara en su mundo con nada de información a excepción de alguna «cutscene» o dialogo con algún «boss«. Seremos nosotros al avanzar, donde iremos poco a poco desglosando la historia. Lo que nos cuenta éste NPC o ésto otro que lees en la descripción de un objeto en el inventario. Poco a poco, iremos descubriendo un mundo con un pasado, y una cultura religiosa que no hará más que darnos más ganas de explorar y descubrir lo que nos ofrece el lore.

Pixelart en mayúsculas


La parte técnica y artística la he dejado para el final. Pues, en mi opinión, es la que se supone el punto fuerte del juego. Desde el primer minuto de juego, nos asombrará con una titánica puesta en escena. Con unos diseños artísticos y animaciones que están a otro nivel.

Nuestro protagonista se moverá con una soltura, en todas sus animaciones, a pesar de que la técnica usada, sea la misma que en otros tantos juegos. Los escenarios tampoco palidecerán y podremos perdernos en sus detalles. Muchos de ellos están inspirados en las tierras del sur de España.

Los enemigos tendrán un diseño y animaciones únicas, muy especialmente los enemigos finales, que gracias a esos diseños nos harán recordarlos en un futuro cuando hablemos del buen hacer en el diseño de personajes de Blasphemous.

Las sombras de Blasphemous

Blasphemous es un gran juego, pero como todos los proyectos hay aspectos que desentonan con el gran hacer de otros, empañando lo que podría haber sido un juego fantástico.

Las secciones de plataformas, bastantes en todo el juego, gracias al control del personaje, no son del todo agradables. No se sienten del todo cómodas, haciéndote morir bastantes veces, por saltos que habías hecho bien pero que el personaje no ejecuta correctamente. Esto no sería mucho problema, si no fuera por el reparto de los «checkpoints«. Que nos obligará a volver a tener que pasar una sección entera para poder llegar al punto donde estábamos. Cuando te ocurre varias veces seguidas suele desesperar.

El combate funciona perfectamente una vez te haces a los controles. Cuando ya aprendes a jugar, la dificultad del juego baja progresivamente según cogemos experiencia, haciendo que los paseos y enfrentamientos con los enemigos básicos sean un tramite para llegar de una sección a otra. El único reto que nos quedará entonces, serán las secciones de plataformas.

Sus pequeños fallos, no hacen ensombrecer el gran juego que es Blasphemous. Quizás son puntos que te dejan un sabor agridulce, porque sin esos fallos, Blasphemous podría ser un juego de 10.

Trailer

Podéis ver el trailer del juego aquí.

Conclusión


Blasphemous es un gran juego. Hace bien todo lo que se propone y aun con sus fallos, logra posicionarse como uno de los juegos que más me han gustado de lo que va de año. Si te gustan los «metroidvania«, no te defraudará.

Saludos pecadores V´Ma.

¡Nos leemos en El Torito Gamer!

8.3
Jugabilidad 7.8
Historia y Narrativa 8.1
Personajes 8.1
Música y Sonido 8.6
Estética y Visual 8.8

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: