Opinión

[Opinión] A Hideo Kojima ‘Indie’ Game

¿Qué es un juego independiente?

Desde hace unos años no dejamos de acuñar la etiqueta independiente como si de un género más fuera. Hablamos de géneros de lucha, conducción, shooter, rpg… pero la verdad es que es un concepto bien diferente. ¿Qué es entonces un juego ‘Indie’?

La problemática para definir qué es un juego independiente parte del propio entendimiento del concepto. Si cada uno define independiente de una forma diferente, cada cual asignará dicha etiqueta al juego que se adapte a su descripción. O dicho de otro modo, no hay actualmente un consenso para definir lo que es un juego ‘indie .

La etiqueta de ‘indie’ no es ajena a otros medios. También se usa en el cine o la música. Incluso pequeñas, y no tan pequeñas, editoras de cualquier gremio se auto proclaman como independientes. Cuando lo hacen, generalmente aluden a que sus publicaciones están lejos de lo mainstream. Tenemos aquí una de las múltiples, y más aceptadas, definiciones de lo que sería un producto independiente.

También podríamos utilizar un sistema de referencia basado en el capital económico y humano de una empresa. Limitando así el ser o no indie al número de integrantes del equipo de desarrollo y a su capacidad económica. Generalmente estos pequeños estudios suelen apostar por innovar, pero no solo de la novedad vive lo indie. Si en tu desarrollo, una gran empresa invierte una enorme cantidad de dinero, y quiere rentabilizarlo, realizará estudios de mercado para adaptar tu idea al propio mercado, con lo que tu espíritu independiente se verá mermado. Tenemos aquí otra definición, y la que más me interesa, de indie; el espíritu creativo libre de la influencia de terceros.

Un producto independiente puede serlo por muchos motivos. Y como decía al principio del texto, es este el mayor problema con el que nos topamos para definir si una obra es o no independiente. Si nos basamos en el capital de empresa o el apoyo de terceros, está claro que la nueva obra de Kojima, Death Stranding (2019) no sería independiente. Pero… ¿y si nos basamos en la capacidad de creación libre de la influencia de esos terceros, aunque estos sí que aporten o financien parte del desarrollo, ya sea vía directa económica o con otros apoyos?

Desde que Hideo Kojima empezará su andadura tras salir de manera abrupta de Konami (1969) no hizo más que referirse a su estudio, Kojima Productions, como estudio independiente. Irónicamente, nació como filial de la propia Konami allá por 2005 y se reestructuró tras alejarse de esta.

Posteriormente pasó a autodenominarse con la ya consabida etiqueta de estudio independiente. Un estudio independiente que contó con el apoyo de otra grande, Sony (1946). La cual desde el inicio del proceso puso a girar la enorme rueda del marketing; anuncios, entrevistas, doblajes de alto nivel y actores de renombre. Todo para que despertará el hype entre los fans y asegurarse una buena porción del pastel.

Cierto es que el propio Kojima es una especie de carismática estrella del rock. Lo que facilitó mucho las cosas a una Sony que además del citado torbellino del marketing, le brindó apoyo económico y herramientas. El motor de desarrollo, el Decima Engine, fue diseñado por Guerrilla Games (2000). Con ese motor trabajó en Horizon Zero Dawn (2017).

Pero mientras tanto Kojima seguía hablando de su independencia, a la vez que grandes talentos fugados de Konami recalaban en su “pequeño” estudio. Un estudio repleto de lujos que él mismo se enorgullecía en mostrar. Por supuesto no hay nada malo en ello. Pero si nos ajustamos a esa definición precaria de lo que es un juego indie, por pequeño y recursos limitados ajenos a terceros, Kojima Productions estaría en las antípodas.

Como dije anteriormente, la definición que más me interesaba de lo qué es un juego indie es aquella que se refiere a la libertad creativa. Generalmente es mas sencillo disponer de esa libertad cuando no se es un engranaje más de una industria tan enorme como lo es la del videojuego. La cuestión es que Kojima lleva innovando, otra de las características con la que etiquetamos al mal denominado genero indie, desde sus comienzos como desarrollador.

Desde que anunció Death Stranding hablaba de que crearía un género nuevo, eso esta por ver y el tiempo nos lo dirá, pero lo cierto es que con el primer Metal Gear (1987) sentó las bases de los juegos de sigilo, aunque fuera casi más por limitaciones técnicas de la época que por intención. Y con la llegada del 3D y Metal Gear Solid (1998) no sólo lo consagró si no que perpetuó un estilo de narrativa basado en cinemáticas que ha llegado hasta nuestros días y, de hecho, sigue siendo el dominante. Se había hecho antes, pero fue Kojima el que asentó ese aspecto en los videojuegos y le dio esa dimensión hollywoodense que ha pervivido hasta hoy.

Kojima nunca ha sido libre de crear cuanto ha querido como ha querido. Pero desde luego ha remado en esa dirección, innovando, yendo a contracorriente y sorprendiendo a industria y público. Por ello se merece ese respeto y admiración que se ha ganado a base de trabajo.

Con Death Stranding nos prometió el cielo, hasta ahora las críticas son encontradas, pero generalmente buenas. Es posible, aparte de su calidad, que para unos el juego sea independiente y para otros no. Volvemos a la paradoja del principio. Sin un consenso sobre que es un juego indie, difícilmente podremos ponernos de acuerdo. Pero sin duda lo que se extrae de todo hasta ahora es que es un juego atípico para lo mainstream. Es un juego que si bien recicla mecánicas, reinventa otras y que como walking simulator, por primera vez, ha puesto todo la carne en el asador centrándose precisamente en la experiencia de caminar. En convertir el camino en el medio y el final de lo que quiere transmitir.

Tal vez tampoco nada sea completamente independiente, de una forma u otra el peso de la industria, del público y de las propias influencias del creativo construyen la obra a través de la suma de sus partes. Pero, si de alguna forma ha conseguido transmitirnos la obra que quería, la obra que ideó, posiblemente, al margen de cualquier definición a la que decidamos agarrarnos, sí que sea un “a Hideo Kojima ‘Indie’ Game”.

¡Nos leemos en El Torito Gamer!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: