5 a 10 horas Acción y Aventuras Análisis Ñindie DESTACADO PEGI 7 Plataformas Raúl Rubio Tequila Works

[Análisis] RiMe

RiMe

8.7
Jugabilidad 7.8
Historia y Narrativa 9.3
Personajes 8.1
Música y Sonido 9.3
Estética y Visual 9.1

Pros

  • Un historia que te atrapa y te llega al corazón
  • Una narrativa que se expresa por medios artísticos y de una banda sonora espectacular.
  • Escenarios con mucho espacio para la exploración y el descubrimiento
  • Excelente sistema de ayuda integrado en el juego por medio de personajes guía
  • Buen endgame orientado al coleccionismo

Cons

  • El sistema de control no es todo lo preciso que debiera, especialmente en las plataformas.

Una experiencia audiovisual única que te llegará al corazón

RiMe es una aventura de acción y plataformas en tercera persona, desarrollada por Tequila Works, que tras casi cuatro años de desarrollo vio la luz en 2017 en forma de exclusivo para la plataforma Playstation 4. Actualmente es un juego multiplataforma que podremos jugar en PC, Xbox One, Playstation 4 y Nintendo Switch.

RiMe fue presentado en la Gamescom de 2013, dejando a todos con la boca abierta por su precioso apartado visual y su original propuesta. Parte de su desarrollo se superpuso con el primer juego de Tequila Works, Deadlight. El juego presentaba una estética «cartoon» con un «cel shading» y un contraste cromático que denotaban claras influencias de otros juegos de calado como Ico de Team Ico o el mismísimo Wind Waker de Nintendo.

Podéis ver el trailer que presentó Sony en 2013 aquí mismo.

Una experiencia que te toca el alma

En contadas ocasiones he acabado un juego con la confusión de quién ha jugado con quién. Y es que, con RiMe, me he sentido continuamente una marioneta en las manos de los diseñadores. Me ofrecieron un mundo visualmente hermoso e idílico que explorar y descubrir. Después, me guiaron a través de un serie de acontecimientos y lugares que no acababa de comprender, pero que gracias a una coherencia audiovisual exquisita lograban mantenerme enganchado sin siquiera pestañear.

En el meridiano del juego, pensé que estaba ante un gran juego que sobresalía en su estética, arte y música. A medida que me fui acercando al final, empecé a darme cuenta de que una obra maestra había estado jugando conmigo durante todo el camino. Cuando lo terminé, ya era tarde, un escalofrío y alguna lágrima eran testigo de que RiMe me había roto el corazón.

En este análisis no os voy a desvelar ni un ápice del argumento ni de la estructura de RiMe, pues hacerlo sería atentar contra el alma del juego y debastar la experiencia jugable de quien no haya recorrido el precioso mundo posible que nos propone Tequila Works.

¿Qué es RiMe?

RiMe es una aventura de acción y plataformas, un juego argumental de progresión líneal, que nos sitúa en un mundo posible con mucho espacio para la exploración y el descubrimiento. Una historia que como una cebolla, nos va desvelando capas a medida que vamos resolviendo sus bien diseñados rompecabezas mientras superamos los retos plataformeros que nos vamos encontrando en el camino.

Exceptuando algunos tramos, RiME por lo general mantiene un «game flow» con bastante ritmo, y nos ofrece una experiencia muy inmersiva gracias a su ambientación y a un apartado estético y artístico sobresaliente. Pero si hablamos de inmersión, tenemos que hacerlo de su excelente banda sonora. Si el lenguaje de RiMe es su apartado artístico, su corazón late al ritmo de unas piezas compuestas a base de cuerda y piano que harán aflorar los sentimientos de cualquier ser humano.

RiMe es un juego tan bien diseñado, que no necesita un sistema de misiones u objetivos. Nos encontraremos perdidos en un mundo extraño y precioso a la par, y nuestra única motivación será explorarlo y descubrirlo. Como ratones detrás del queso, acabaremos atrapados en las garras de Tequila Works una vez más. Y es que hay muy pocos estudios en el mundo capaces de trasladar emociones humanas complejas a universos ludoficcionales como lo hace el estudio madrileño.

Lo bueno, si es breve, dos veces bueno

Pese a la corta duración del juego, que no superará las 5 o 6 horas, nos encontraremos una variedad de escenarios, en los que podremos interactuar a través de diferentes mecánicas y habilidades de nuestro avatar. Así por ejemplo podremos escalar montañas en los escenarios de superficie, bucear y contemplar escenarios submarinos, avanzar en escenarios subterráneos haciendo uso de fuentes de luz, o explorar lugares clave en la historia que nos desvelarán aspectos esenciales para entender la propuesta narrativa de RiMe.

Los sistemas que gobiernan los ciclos de día y noche, nos regalan vistas de los escenarios preciosas, lunas llenas, gamas de dorados al atardecer, cielos estrellados y otras preciosidades que nos dejarán con la boca abierta mientras paseamos por los mundos de RiMe.

Buen sistema de ayuda y guardado automático

El sistema de ayuda al jugador es totalmente intradiegético, por lo que no tendremos que leer ni una sola línea de texto. Sencillamente deberemos fijarnos en los dibujos que encontremos en las paredes y decorados de ciertos escenarios, escuchar los ladridos de nuestro perro que nos servirán de guía, fijarnos en la disposición de ciertas plantas marinas que nos proporcionarán oxígeno para poder llegar a nuestro destino, y otras herramientas de ayuda y guía totalmente integradas en la semántica intensional del juego.

El sistema de guardado es automático, por lo que a medida que vayamos progresando y alcanzando diferentes puntos de control, el juego irá salvando la progresión de manera transparente para el jugador. Podremos continuar la partida en cualquier momento desde el último punto de guardado.

Objetivos opcionales y «endgame» orientado al coleccionismo

RiMe, además de avanzar en la historia principal, nos presenta una capa de objetivos opcionales aislados, todo ellos consistirán en encontrar y coleccionar diferentes items muy bien escondidos por los escenarios. Es muy posible que no los encontremos todos en la primera partida, por ello el juego implementa un «endgame» donde podremos ir directamente al capítulo en cuestión y explorarlo meticulósamente para reunir todos los objetos que hubiéramos pasado por alto inicialmente.

Merece la pena hacerlo solo por la belleza de los escenarios y la grandeza de su música.

Dificultad, progresión y sistema de control

La curva de dificultad del juego es inexistente, es decir, dado que a nivel de mecánicas y habilidades no hay una evolución o desarrollo de nuestro avatar, los retos no presentan un empeoramiento producido y por tanto no encontraremos una mayor dificultad en nuestra progresión por la aventura.

Los mayores retos que nos plantea RiMe son sus puzzles y un enfrentamiento con un enemigo especial, al cual deberemos vencer haciendo uso del entorno y no mediante combate directo. Sus plataformas están bien planteadas, con mecánicas que ya hemos visto en otros títulos, incluyendo las de escalada, agarre y salto desde agarre que tanta verticalidad y profundidad de escenario nos ofrecen.

La inteligencia artificial de los enemigos es muy básica, pero funciona correctamente. Los enemigos, por denominarlos de alguna manera, serán principalmente extraños entes que representan sombras o personas petrificadas, muy parecidos a aquellos que, tres años después, veríamos en Gylt.

El sistema de control en los tramos de plataformas no es todo lo preciso que nos hubiera gustado. Nos costará más de una caída aproximarnos a un borde e intentar desprendernos por el, o querer desprendernos del agarre para alcanzar otro punto de agarre por encima de nosotros y acabar saltando lateralmente. Afortunadamente, en la inmensa mayoría de las situaciones, el juego se ha comportado bien y la experiencia ha sido notable. Llama la atención, que Deadlight sufriese unas imprecisiones en los controles muy similares.

Apartado técnico y visual

Como hemos venido afirmando durante el análisis, el apartado audiovisual es sencillamente excelente. El juego se ha desarrollado usando el motor Unreal Engine 4, del que Tequila Works guarda un profundo conocimiento técnico, pues todos sus juegos han explotado el engine de Epic Games.

Los sistemas de cámara funcionan muy bien, gestionando las colisiones adecuadamente, y creando efectos de cámara para simular falta de oxígeno, muerte y otras situaciones del avatar. Lo hemos jugado en PC y no hemos notado ningún problema de rendimiento, salvo alguna caida de FPS en escenas de lluvia, algo que es de esperar y que no tiene mayor importancia.

No os perdáis la banda sonora

Como hemos dicho anteriormente, la música envuelve el magnífico apartado visual y artístico y lo eleva a otra dimensión. Es una maravilla recrearse en cada una de las piezas compuestas por David García Díaz. Podéis escucharlas aquí mismo.

Gameplay

Os dejamos aquí unos minutos de gameplay que pudimos grabar durante el análisis.

Conclusión

RiMe es otra historia mágica que nos regala Tequila Works, una que en tan solo 6 horas, os deleitará todos los sentidos y os regalará una experiencia única difícil de olvidar. RiMe no innova en mecánicas ni propuestas jugables. Sin embargo es un extraordinario ejemplo de como transmitir emociones y sentimientos a través de mundos ficcionales interactivos.

Es un juego recomendable para todo tipo de jugadores, pero especialmente para aquellos amantes de los juegos argumentales y de las buenas historias. Solo por ver la belleza de sus escenarios y paisajes mientras escuchamos su emotiva banda sonora, ya merece la pena darse una vuelta por el mundo de RiMe.

¡Nos leemos en El Torito Gamer!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: