30 a 60 horas Acción y Aventuras Akihiro Hino Análisis ARPG DESTACADO Level-5 PEGI 7

[Análisis] Snack World: De Mazmorra en Mazmorra

Snack World: De Mazmorra en Mazmorra es un RPG de acción con tintes de roguelike y perspectiva isométrica en tercera persona. En tono de sátira y una ambientación fantástica de estilo retrofuturista, nos traslada una historia muy loca a través de una narrativa in-game y de divertidas cinemáticas.

Snack World: De Mazmorra en Mazmorra

8.7
Jugabilidad 9.0
Historia y Narrativa 8.5
Personajes 8.5
Música y Sonido 8.4
Estética y Visual 9.1

Pros

  • El tono de su narrativa y ambientación de parodia y humor es magnífico
  • Sus amplias y variadas opciones de juego y mecánicas
  • El diseño de personajes es muy original e imaginativo
  • La loca historia que encierra el juego es de destacar
  • Sus modos cooperativo online y local están muy bien implementados

Cons

  • El extenso número de opciones y mecánicas puede llegar a abrumar a jugadores poco experimentados
  • Con el tiempo, algunas mazmorras pueden resultar algo repetitivas

¡Bienvenidos a Tutifruti! Un reino medieval con cajeros y red de telefonía móvil

Si existe una sátira de Dragon Quest, sin duda es Snack World. Un juego argumental de flujo no lineal del género ARPG y roguelike, con perspectiva isométrica en tercera persona, que parodia a los juegos de rol sin ningún complejo. Y es que, el juego desarrollado por Level-5, pese a su explícito tono de humor, esta armado con una estructura de diseño seria y compleja. Los jugadores además de risas y buen humor, tendrán horas de juego garantizadas gracias a sus variadas mecánicas, su colaborativo local y online, y su cuidado aspecto audiovisual.

Snack World es una franquicia transmedia desarrollada por Level-5, que va más allá del videojuego, abarcando series de anime, adaptaciones manga y una línea de juguetes fabricada por Takara Tommy.

El primer videojuego de la franquicia fue The Snack World: Trejarers para 3DS, que fue publicado por Level-5 en 2017. Snack World: De Mazmorra en Mazmorra llegó en abril de 2018 para Nintendo Switch y 3DS, iOS y Android.

Un juego dirigido por Akihiro Hino

Snack World: De Mazmorra en Mazmorra ha sido dirigido por Akihiro Hino, muy conocido por ser el fundador de Level-5, y productor de Dragon Quest VIII y IX, Inazuma Eleven y varios títulos de la franquicia de El Profesor Layton, por citar los más relevantes. Akihiro Hino es, además de un excelente empresario, un experimentado diseñador y director de videojuegos.

En 2018, Snack World, recibió el premio a «Mejores personajes de licencia japonesa».

Alto nivel de personalización

Lo primero que deberemos hacer al entrar en el mundo de Snack World, será crear y personalizar a nuestro propio avatar. La personalización no llega al nivel de los RPGs de última generación, por lo que la selección de género será binaria. Lo que si podremos es configurar nuestro nombre, aspecto físico y morfología.

El sistema de personalización es muy intuitivo y fácil de usar. En pocos minutos dispondremos de un avatar para arrancar nuestra aventura en la ciudad de Tutifruti.

El PIX-e POD y sus aplicaciones

Snack World nos presenta un mundo de fantasía medieval, con toques retrofuturistas. Lo que nos llevará irremediablemente a ser unos adictos al smartphone de turno. Nuestro PIX-e POD nos irá presentando aplicaciones a medida que las vayamos desbloqueando durante la aventura. Ellas nos permitirán acceder al guardado y recuperación de la partida, consultar la «pixipedia» para ver información acerca de los monstruos, personajes y objetos que hemos ido desbloqueando, acceder al manual del juego, a los ajustes del juego, aplicaciones sociales para gestionar a los amigos en línea, ver los vídeos de las cinemáticas que vamos desbloqueando, y un sin fin de utilidades más.

El uso del PIX-e POD es un recurso intradiegético brillante para evitar los clásicos menús, más cercanos a aplicaciones ofimáticas que de videojuegos. En este caso hay que felicitar a Level-5 tanto por su HUD como por la UX de la interfaz, que es amigable e intuitiva.

El Reino Tutifruti y sus peculiares habitantes

Tutifruti es el utópico mundo posible secundario que nos ofrece Snack World, el clásico campamento en el que podremos encontrar tiendas, otros NPCs que nos ofrecerán misiones secundarias, el bar o la cantina donde podremos socializarnos con personajes locales y online. En las afueras del reino encontraremos a otros jugadores online dispuestos a jugar en modo cooperativo. Una boutique en la que encontraremos todos nuestros complementos para ir a la moda. Encontraremos la clásica e indispensable armería, y en definitiva, todo aquello con lo que vamos a interactuar cuando no estemos metidos de lleno en alguna misión o mazmorra.

Buen sistema de desarrollo del personaje

A medida que vayamos participando en misiones, iremos adquiriendo puntos de experiencia, que variarán en función de nuestro balance de juego: veces que nos hayan dejando K.O., a nosotros o nuestros Snacks, veces que hayamos tenido que usar tónicos o aromas, daño inflingido a nuestros enemigos, y otras variables que el juego tendrá en cuenta para valorar como de bien hemos rendido en la misión.

Posteriormente, ya en Tutitfruti, podremos usar los puntos de experiencia para desarrollar los diferentes aspectos de la personalidad de nuestro avatar: inteligencia, fuerza, belleza, sensibilidad y algunas otras. Todas ellas irán mejorando algún aspecto de nuestras estadísticas de forma permanente, por lo que será otra de las tareas a realizar cuando no estemos mazmorreando.

Los permisos «municipales»

A medida que vayamos consiguiendo logros, seremos recompensados con diferentes permisos, los cuales nos otorgarán nuevas capacidades que nos vendrán de perlas arrasando las mazmorras. El juego controla así las acciones posibles que el jugador puede llevar a cabo en cada momento. Existen permisos de todo tipo, como permisos para poder mazmorrear, para jugar online con otros jugadores, para poder llevar un mayor número de Snacks de grupo y de bolsillo (esto lo explicamos más adelante), por citar algunos.

Podremos consultar nuestros permisos en todo momento desde nuestro perfil, una de las aplicaciones del PIX-e POD.

Gran variedad de mecánicas jugables

En el sistema de combate, el juego de se mueve de maravilla, ofreciendo unas mecánicas complejas y profundas, llenas de decisiones que dependerán del propio jugador y que influirán directamente en sus estadísticas, y por tanto, en sus probabilidades de éxito.

Encontraremos las mecánicas clásicas, como el bloqueo, el dash para evitar ser alcanzados por los ataques enemigos, o el parry para bloquear y contraatacar con un golpe crítico. Aunque es cierto, que este último es difícil de gestionar dada la perspectiva isométrica y lo difícil que resulta leer las animaciones de los enemigos durante la acción del combate, resultando en una mecánica que cae en desuso durante la aventura.

Dispondremos de diferentes tipos de armas, con diferentes tipos de características activas y pasivas que luego explicaremos. Pero ya adelantamos en este punto, que deberemos tener en cuenta el tipo de enemigo (la familia de Snack a la que pertenece), su color y además su elemento, que puede ser uno de los ocho posibles en este mundo ficcional: agua, fuego, tierra, hielo, viento, rayo, luz u oscuridad. En función de estos parámetros debemos seleccionar la «jara» más adecuada para el combate.

Por suerte, el juego dispone de una mecánica para seleccionar automáticamente el arma más adecuada para el enemigo con el que combatimos en cada momento. No obstante, esta elección esta limitada a las armas que hayamos equipado en el «portajaras» para la misión. Por ello, elegir el mejor equipamiento antes de abordar las misiones, será una parte fundamental y clave en nuestro devenir por Snack World.

El Portajaras, las Jaras y los Snacks

Snack World es un universo ficcional con una semántica intensional profunda, que nos exigirá una curva de aprendizaje digna de tener en cuenta. Tardaremos una horas en centrarnos, y entender bien los conceptos y los sistemas y reglas que los gobiernan.

Lo más fundamental será entender que son los Snacks. Se trata del nombre general que reciben las criaturas o enemigos que nos iremos encontrando durante la aventura. Pueden pertenecer hasta a doce clases o familias, cada una con sus peculiaridades. Además de la familia, como ya adelantábamos antes, tendrán un color y un elemento que les hará fuertes, y al mismo tiempo, nos indicará su punto débil.

Si nos familiarizamos lo suficiente con un tipo de Snack, bien mediante el combate directo con ellos durante la aventura o consumiendo ciertas piruletas que encontraremos repartidas por las mazmorras, podremos llegar a «snackearlos» y convertirlos en útiles aliados. Una vez «snackeados» podremos llevarlos en las misiones en los slots de los denominados Snacks de grupo o de bolsillo. Ellos nos apoyarán cuando los necesitemos en las diferentes misiones. Para snackearlos, por subrrealista que pudiera parecer, deberemos hacernos un selfie con nuestro PIX-e POD. Lo que, en la práctica, se traduce en responder a un QTE (quick time event) de manera correcta.

Ahora que sabemos de que van los Snacks, podemos explicar las «jaras». Un término que incluye todo lo que puede ser portado en el «portajaras», lo que incluye armas, escudos, tónicos y esencias. Los tónicos son power-ups que usados en el momento justo, nos aportarán puntos de vida y otros beneficios. Hay decenas de ellos y cada uno tendrá sus peculiaridades. Las esencias nos aportarán cierta resistencia a estados alterados, como la ceguera, la paralización, el envenamiento, y otros varios que nos harán la vida de «corremazmorras» más complicada si cabe.

Uno de los aspectos clave de Snack World: De Mazmorra en Mazmorra viene de sus sistemas roguelike, y es que no solo las mazmorras se generarán de forma aleatoria, sino que cada objeto que encontremos durante la aventura obtendrá unas características activas y pasivas aleatorias, lo que lo hará único en el juego.

De esta forma, cada arma dispondrá de un poder y súper poder de jara, así como hasta tres «némesis», que son mejoras pasivas que pueden favorecer el efecto del arma con familias de snacks específicas, con snaks de colores concretos o que usen uno de los ocho elementos citados anteriormente.

En definitiva, dado lo anterior, deberemos estar siempre atentos a las nuevas armas que encontremos, analizar detenidamente, y ver cual se adapta más al objetivo de nuestra misión. Al seleccionar cada misión, entre otra información, podremos comprobar cuales son los snacks más probables y sus características, y por ende, cual es el mejor equipo para hacerles frente.

El sistema económico y el garbanzo como moneda

El sistema de monetización de Snack World esta basado en el garbanzo, que será la moneda de cambio para cualquier transacción de compra y venta que hagamos en las tiendas de Tutifruti. Será bueno visitar las tiendas frecuentemente, pues cada día añaden nuevos objetos a su catálogo.

No hay que olvidar, que el tiempo ficcional en Snack World: De Mazmorra en Mazmorra esta sincronizado con el tiempo real. En este sentido, el juego usa el reloj interno de la consola o móvil para garantizar que los ciclos día y noche se cumplen correctamente. Como en otros juegos de tiempo real, es una buena manera de incrementar la recurrencia del jugador.

Obtendremos garbanzos como recompensa cuando realicemos misiones, o cuando vendamos objetos en las diferentes tiendas. En Tutifruti dispondremos de boutique para comprar la ropa de moda, una armería donde podremos encontrar el mejor equipamiento y cambiar cromos de la princesa Melonia por puntos, que luego podremos usar para comprar productos del catálogo de puntos. También habrá un súpermercado para héroes donde podremos adquirir tónicos y esencias, en fin… que no nos faltarán opciones para pulirnos los garbanzos.

Un sistema que nos gustaría resaltar es el de la moda o tendencia. Es especialmente importante, que cada día revisemos cual es la marca, el color y el estilo que marca tendencia. Si conseguimos en la boutique ropa adecuada y vamos a la moda, conseguiremos mejorar nuestras estadísticas, por lo que tendremos bonificaciones que nos facilitarán el camino hacia la victoria.

Durante las misiones, encontraremos diferentes materiales: tecnológicos, tejidos, piedras, maderas, arenas y otros muchos, que nos servirán para fabricar nuestro propio equipo. Antes de poder fabricar los diferentes objetos, necesitaremos ir añadiendo objetos al catálogo y por supuesto reunir los materiales requerido por cada receta. Una buena forma de mantener nuestro equipamiento actualizado.

En el pueblo incluso podremos encontrar máquinas de vending o expendedoras de consumibles. Y es que, a cambio de unos cuantos garbanzos, podremos consumir diferentes zumos y alimentos antes de cualquier misión, lo que mejorará nuestra salud, y dependiendo del consumible, la resistencia a uno o varios estados alterados: veneno, ceguera, aturdimiento, paralización, tufo y demás. También recibiremos estos consumibles como recompensa a las misiones, o incluso esparcidos por los diferentes escenarios.

Roguelike, generación aleatoria de mazmorras y enemigos finales

Snack World: De Mazmorra en Mazmorra se estructura en Capítulos, que iremos desbloqueando secuencialmente a medida que vamos completando las misiones principales en el orden que estimemos oportuno. Las misiones se agrupan a su vez en niveles de CM (corremazmorras). Al final de cada capítulo, en la mazmorra de turno, nos estará esperando el combate con el jefe final. Más vale que vayamos bien acompañados y equipados.

Los jefes finales están muy bien diseñados, y presentan una variedad razonable como para que siempre sea un reto descubrir sus puntos débiles y derrotarles. Otra motivación más para completar las misiones y avanzar por la aventura.

Zonas ocultas y «loots» secretos por descubrir

El cuidado diseño de niveles nos obliga a permanecer muy atentos cuando recorramos las diferentes mazmorras, pues muchas de ellas esconden zonas secretas y ocultas, donde encontraremos muy buenos «loots» y otras recompensas muy interesantes.

Además, según vayamos completando mazmorras, iremos desbloqueando puntos o piedras de teletransporte. Por lo que nos será sencillo volver a explorar y optimizar los trayectos a las diferentes mazmorras.

Diseño de Personajes

El diseño de los personajes es memorable. Con una estética a medio camino entre anime y Disney, muy similar al que nos tiene acostumbrado Nintendo, nos sorprenden con su estrambótica personalidad, sus expresiones, las interacciones, conflictos e incluso giros que cambiarán nuestra percepción de diferentes personajes clave.

En Snack World: De Mazmorra en Mazmorra, los personajes siempre tienen algo divertido que decir. Además de poder interaccionar con ellos in-game, y acceder a cargas narrativas que siempre nos sacarán una sonrisa, disfrutaremos cada una de las cinemáticas y relato no jugable. Favorece mucho la buena traducción y doblaje al castellano del juego.

Modo cooperativo local y online

Los modos cooperativos, tanto local como online, están muy bien implementados. Lo primero que debemos reseñar, es que solo habilitaremos estos modos si nosotros queremos. Una vez que consigamos los debidos permisos, podremos compartir nuestro perfil con otros jugadores locales y procedentes de Internet.

Además, siempre podremos personalizar diferentes aspectos de nuestro perfil, incluyendo nuestro estado de ánimo y otra información personal. Dependerá de nosotros compartir más o menos información con el resto de jugadores.

Una vez lo habilitemos, podremos coincidir en Tutifruti con otros jugadores, interactuar con ellos como si de otros NPC se tratase, ver sus perfiles, y pedirles que nos acompañen a realizar misiones y mazmorrear. La comunicación se realiza in-game, mediante «sellos» o gestos para premiar y coordinarnos con el resto de jugadores. Además otros jugadores podrán reconocer nuestro buen desempeño cuando juguemos online, lo que nos otorgará reconocimientos que quedarán visibles en nuestro perfil.

El café de Tutifruti se convertirá en el centro social de la ciudad, allí podremos conocer gente online, y donde tendrá lugar la mayor parte del juego social en Snack World. Incluso dispondremos de una aplicación en nuestro PIX-e POD llamada «pixiamigos«. La podremos usar para gestionar todas nuestras relaciones sociales con otros jugadores, e incluso hacer búsquedas con filtros para poder encontrar jugadores afines a nuestro nivel.

Destacar, que en estos modos cooperativos, si nos matan, quedaremos en un estado fantasmal y podremos continuar la partida y ayudar a nuestros compañeros en la aventura. No obstante, si todos los miembros del equipo mueren y se convierten en fantasmas, la partida finalizará. Sin duda una decisión acertada para garantizar una correcta experiencia de juego y aumentar la jugabilidad.

En definitiva, se agradecen estos modos de juego ya que extienden la duración del juego y su rejugabilidad.

Apartado visual y técnico

El apartado artístico del juego es sobresaliente. Ha estado a cargo de Masako Arakawa, conocido por sus trabajos en Dragon Quest y El Profesor Layton, entre otros.

Snack World: De Mazmorra en Mazmorra presenta una estética anime con una paleta cromática muy viva y colorida. El diseño de personajes y lugares ficcionales está al detalle. Da gusto recrearse por la ciudadela de Tutifruti, disfrutaremos de sus cálidos escenarios exteriores e interiores.

La estética de los personajes es increíble, y querremos conocerlos a todos solo para ver su apariencia y expresiones. Por supuesto, el diseño artístico de los jefes finales también esta muy trabajado, así como la puesta en escena de cada uno de ellos, que tendrá su propia cinemática.

Música y banda sonora

De la música, lo primero que es de justicia destacar, es que Level-5 ha tenido el detalle de doblar las letras de las canciones a los diferentes idiomas. En castellano, el trabajo ha estado a cargo de Lorena Joaquín, que pone voz a las canciones, y Eva García y Alejandro Saudinós, quienes han adaptado las letras originales de Akihiro Hino.

Merece la pena escuchar todas las canciones que componen la banda sonora. Además Level-5 nos lo pone fácil gracias a la aplicación que desbloquearemos en nuestro PIX-e POD, pixitunes, con la que podremos reproducir todas las piezas que vayamos desbloqueando durante el juego. Como veis el teléfono inteligente será un recurso clave en la estructura del juego, tan original como efectivo.

La dificultad es progresiva

Como en casi todos los RPGs, la curva de dificultad es progresiva. A medida que vayamos jugando, existirán mejoras producidas por la experiencia ganada y las capacidades que vayamos desarrollando, así como el equipo que vayamos adquiriendo y los Snacks que vayamos añadiendo a nuestra colección.

El balance del juego compensa bien estas mejoras producidas, presentándonos mazmorras cada vez más complicadas y jefes finales con más nivel y cada vez más exigentes. La AI de los enemigos, sin ser su punto fuerte, es aceptable y funciona correctamente.

Conclusión

Snack World: De Mazmorra en Mazmorra es un RPG de acción con tintes de roguelike y perspectiva isométrica en tercera persona. En tono de sátira y una ambientación fantástica de estilo retrofuturista, nos traslada una historia muy loca a través de una narrativa in-game y de divertidas cinemáticas.

El diseño del juego, sus mecánicas y su amplitud de sistemas y estructuras jugables hacen del juego de Level-5 un título altamente rejugable con muchas horas de diversión. Además, para aquellos jugadores sociales, Level-5 ha armado unos modos cooperativo locales y online muy sólidos e integrados en el propio juego. Sin duda una opción más para extender la duración del juego.

En el apartado audiovisual, el juego cumple con creces, con una estética anime muy colorida y viva, el aspecto de sus escenarios y personajes nos llamará la atención y hará que nos apetezca pasar horas y horas con la consola en las manos. Su humor y sus giros narrativos siempre nos sacarán una sonrisa.

Para jugadores poco experiementados, la amplitud de sus mecánicas y opciones jugables puede resultar algo abrumadora.

¡Nos leemos en El Torito Gamer!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: