El estudio sigue demostrando lo eficiente que es el medio de los videojuegos como vehículo de aprendizaje

Ayer se cumplía un mes desde el último lanzamiento de Didactoons: BodyQuest. Otra interesante propuesta con objetivo divulgativo que sabe combinar muy bien la diversión y el conocimiento. El juego ha sido diseñado para jugadores de entre seis y doce años. Esta vez, Didactoons propone una narrativa proposicional que nos trasladará al interior del cuerpo humano, donde podremos resolver puzles y desafíos mientras asimilamos conceptos clave sobre los sistemas locomotor, circulatorio, muscoesquelético, nervioso y respiratorio entre otros muchos. Un especie de “Erase una vez la vida” interactivo que suma inmersión y más diversión.

Trailer de BodyQuest

Es el primer juego que Didactoons publica únicamente en Nintendo Switch. Hasta ahora el estudio siempre había publicado sus juegos en las tiendas digitales de Apple y Google. El juego se puede encontrar en la tienda digital de Nintendo por menos de seis euros, un desembolso que por todo el contenido que encierra el título, creemos más que interesante para aquellos padres dispuestos a pasar un buen rato con sus hijos mientras estos asimilan conceptos y conocimientos que sin duda les serán de gran utilidad para su formación escolar.

Y es que en poco más de dos años, Didactoons nos ha demostrado lo útil y eficiente que puede llegar a ser el videojuego como canal divulgativo. Y es que el catálogo del estudio madrileño nos ofrece juegos orientados a niños de un amplio rango de edad, yendo de juegos como ABC Dino, 123 Dots o Dino Tim que tratan de enseñar el reconocimiento de símbolos, formas geométricas y colores, a otros orientados a niños de entre seis y catorce años como pueden ser Mathland, Monster Numbers, o Math-e, orientados a potenciar las habilidades matemáticas y de cálculo mientras los jugadores se divierten con puzles y desafíos cuidadosamente diseñados.

Muchos de ellos incluso cuentan con modos multijugador competitivo, lo que agregará más diversión, estimulando el aprendizaje en equipo y dando una motivación extra para mejorar y obtener mejores resultados.

En definitiva, mientras muchos siguen demonizando a los videojuegos como un mal en la educación de sus hijos e hijas, hay creativos y desarrolladores de videojuegos como Didactoons que demuestran lo positivo y beneficioso que puede llegar a ser conectar a nuestros hijos con los juegos adecuados y facilitarles un canal potencial de desarrollo personal, algo que les ayudará a pasar momentos divertidos mientras asimilan conocimientos y conceptos sin apenas esfuerzo. Y es que aprender jugando siempre suele ser una forma excelente de aprovechar nuestro tiempo.

¡Nos leemos!